¡Hola Trujillo!

En el norte del Perú, entre aridez y sol, existe una ciudad sencilla. Aquí la primavera es estática, el mar invita a ser vencido, y una civilización antigua susurra desde el desierto. En Trujillo, huele a casa, y a veces…a ají y limón. 

Una agradable noche en la Plaza de Armas en el centro de Trujillo, Perú.
Una agradable noche en la Plaza de Armas en el centro de Trujillo, Perú.
© 2019 Helen Bohórquez 

Cuando me enamoré de un peruano, nadie me advirtió de la increíble influencia que su cultura tendría en mi.

Aprendería a cocinar siguiendo las recetas trujillanas de su mamá. Ganaría unas libras de más devorando lo mejores platos del Perú. Hasta me pondría la camiseta de su selección. Era inevitable que algún día conociera su ciudad natal.

Y que gran experiencia fue.

En Trujillo, nos perdimos en las ruinas de la ciudad de barro más grande de América; construímos nuestro propio tour gastronómico recorriendo los lugares favoritos de la familia; respiramos el océano en Huanchaco, y aprendimos sobre la fascinante historia de las culturas pre-incas que habitaron la región.

En este itinerario de dos días resaltamos lo mejor de esas visitas y lo que no te debes perder.

Ranking de calidad

Opciones de transporte

Seguridad

Entretenimiento

Opciones de hospedaje

Variedad gastronómica

Pago y cambio de moneda

Wifi e infraestructura móvil

DATOS PARA EL VIAJERO

Haz click an alguna temática para ver otros lugares relacionados.

Gastronomía del Perú

Civilizaciones antiguas

Turismo de sol y playa

Transporte: Tener alguien que te conduzca por la ciudad es súper útil, sobre todo para llegar a las ruinas. Sin embargo, para llegar a la playa o al centro, los buses de transporte público son frecuentes y muy económicos.

Zonas arqueológicas: Contratar un tour especializado antes de ir es la mejor opción. Aunque hay guias a las afueras de las ruinas es difícil saber quien es en verdad calificado para dar el tour. No se dejen llevar por los credenciales que les muestran. Información y horarios sobre las ruinas de Chan Chan las pueden encontrar en el sitio web oficial.

Comer, comer y comer: Esto es verdad en todo el Perú, así que vayan preparados y con la mente abierta a probar de todo.

Trujillo ofrece tanta variedad gastrónomica que es difícil mencionar todo lo que me gustó. Mi breve lista:

Ceviche o Cebiche: Ir a la costa del Perú y no comer cebiche es como no haber ido. Filetes de pescado blanco marinado en limón, ajo, cebolla roja, aji rocoto o limo, y culantro. Comida de mar como la jalea, choros a la chalaca son imperdibles también.

Seco de Cabrito: Plato típico del Norte del Perú. Cría de cabra en guiso a base de culantro, ají amarillo, y chicha de jora (bebida fermentada de maíz) servida con arroz y frejoles. Delicioso.

Shambar: Tuve la fortuna de tomar esta sopa en versión casera, ya que sólo se acostumbra a prepararse los lunes. Hecha a base de trigo con piel de cerdo, jamón ahumado, frejoles, garbanzos y cebolla china.

DÍA 1

10:00 AM

ZONA ARQUEOLÓGICA DE CHAN CHAN

Detalle del muro de la zona arqueológica de Chan Chan, Trujillo, Perú.
Detalle del muro de la zona arqueológica de Chan Chan.

Aunque la civilización Inca y las ruinas de Machu Picchu se llevan toda la gloria, en el Perú existen ruinas arqueológicas de docenas de civilizaciones precolombinas que valen la pena conocer.

La zona arqueológica de Chan Chan es una de ellas. Localizada en el valle del río Moche, al límite del océano pacífico, esta ciudad fue la capital de la cultura chimú. Hecha de barro, la ciudad fue construída con secciones especificas para albergar al soberano y su familia, y al resto de la población basada en distintas clases sociales.

Presenciar la inmensidad de Chan Chan y los detallados grabados de sus muros son uno de los mayores atractivos de este lugar. Debido al fenómeno metereológico del Niño la ciudadela se ha deteriorado mucho, y aunque es protegida por el país y ha sido denominada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, visitar y apoyar su conservación es importante.

Zona arqueológica de Chan Chan.
Zona arqueológica de Chan Chan.
© 2019 Helen Bohórquez
1:00 PM

PLAYA DE HUANCHACO

Caballitos de Totora, Playa de Huanchaco, Trujillo, Perú
Caballitos de Totora en la Playa de Huanchaco.

Después de la recorrer las ruinas, se puede pasar el resto de la tarde en Huanchaco.

El balneario más visitado de Trujillo, Huanchaco es conocido a nivel mundial por sus excelentes olas para surfear (al igual que Máncora, en el estado de Piura), y por los caballitos de totora, una especie de balsa hecha a base de las fibras de la planta seca del mismo nombre. Estas embarcaciones fueron utilizadas por civilizaciones antiguas para pescar y navegar, y es todavía común ver a los locales usándolas.

Por ser puerto pesquero histórico, aquí se debe hacer parada obligatoria para almorzar, y empezar por un cebiche es la mejor opción. Por ser un destino popular entre los surfistas, Huanchaco ofrece variedad de hoteles, restaurantes, tiendas de artesanías, y locales pequeños de comida (¡a comer picarones!) así como otras opciones de actividades.

Terminar el día aprendiendo a surfear, haciéndo algún deporte acuático o solo observando el atardecer desde el mirador son las lindas maravillas de estar cerca al mar.

Niños surfeando en la playa de Huanchaco, Trujillo, Perú
Niños surfeando en la playa en Huanchaco.
© 2019 Helen Bohórquez

DIA 2

10:00 AM

HUACAS DEL SOL Y LA LUNA

Mural dentro de la huaca de la Luna, Trujillo, Perú
Mural dentro de la huaca de la Luna.

Las Huacas del Sol y La Luna quedan un poco más alejadas de la ciudad por eso es mejor recorrerlas temprano. La palabra huaca viene del quechua wak’a, una palabra que se utilizó desde la época inca para designar objetos, lugares, animales y todo aquello considerado sagrado.

Este dato es importante ya que por la Huaca del Luna eran considerada un templo religioso donde se ejercían ceremonias e incluso sacrificios humanos. La huaca está muy bien conservada a pesar de que es casi 700 años más antigua que Chan Chan. Tiene varios murales, algunos restaurados, con grabados coloridos e impresionantes que detallan la vida y costumbres de la cultura Moche, incluyendo descripciones gráficas de las castas sociales y sus dioses.

Contratar un guía desde el comienzo del recorrido enriquece la experiencia, en particular al llegar al punto final de la huaca donde se encuentra un gran patio principal y un inmenso muro. Es la joya arqueológica del lugar y tal vez la más impresionante de Trujillo.

1:00 PM

PLAZA DE ARMAS Y CENTRO HISTÓRICO

Catedral de Trujillo, Perú
Iluminación de la Catedral de Trujillo.

Pasear por el centro histórico de Trujillo y en especial su Plaza de Armas es una buena forma de terminar el día. Las pinturescas casonas de arquitectura colonial sirven en la actualidad como edificios administrativos, museos, hoteles y bancos. La ciudad también se destaca por su número de iglesias y catedrales, herencia del virreinato español. Todas merecen una visita.

El centro también es un buen lugar para comer. Para el almuerzo, se puede empezar por los ricos sanguches peruanos de la Jugueria San Agustín, después pasar por un rico postre en la dulcería Doña Carmen (probar el arroz con leche y mazamorra morada) y terminar en La Taberna, donde el plan es comer pollo broster y otros platos típicos. Todos estos negocios son los favoritos de la familia, y se han convertido ya en instituciones de la ciudad debido a su clientela y tradición.

 

👇 Sí te gustó esto, déjame un comentario abajo, sigue mi boletín semanal, y comparte en tus redes sociales. ¡Gracias!

3 Comentarios ¡Hola Trujillo!

  1. Viajadescubreexperimenta 15 marzo, 2019 at 12:18 AM

    Impresionante! Es cierto lo de Machu Picchu… Yo estuve en Perú hace unos años y es verdad que me limité a Cusco y Machu Picchu. Estoy deseando volver. Apunto Trujillo!

    Responder
  2. Viajadescubreexperimenta 15 marzo, 2019 at 12:19 AM

    Por cierto, me ha encantado la introducción. Es muy poética.

    Responder
    1. Helen Bohorquez 19 marzo, 2019 at 10:15 AM

      Me alegro mucho que te haya gustado la nota y sí, súper recomendado ir a Trujillo. Es una ciudad pequeña, pero tiene una riqueza cultural impresionante. Justo hace unos días leí en la National Geographic otro descubrimiento arqueológico que se hizo el año pasado justo al norte de Huanchaco: https://www.nationalgeographic.com.es/historia/actualidad/exclusiva-sacrificio-masivo-ninos-y-llamas-peru-siglo-xv_12644

      Gracias por pasar por el sitio!

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *