Cómo aprendí a estar más motivada, y ser más productiva y disciplinada

Una vez leí que la mayoría de los humanos somos pasajeros–no conductores, de nuestras vidas.

Flotando en el mar de las circunstancias en las que nacimos, y rodeados de las ideas y convenciones aceptadas en la sociedad en la que crecimos, son pocos los que logran sacudirse y marcar su propio camino. Algo muy real sobretodo en países de escasos recursos y oportunidades.

Desde entonces, siempre me he preguntado: ¿cómo marco mi propio camino?

Pero antes de tratar de responder esa pregunta, lo primero que tenía claro era que tenía que arreglar mi gran problema: dejar la indisciplina y la desmotivación en mi vida personal.

Hasta que un día me crucé con una cita de Frida Kahlo. No la recuerdo con exactitud pero decía algo así como “tu eres el proyecto más importante del mundo”.

Así que ahora trato mi vida cómo un proyecto.

He aquí una lista de cosas que hecho para ser más disciplinada y estar más motivada, y cómo creo que esto me ayudará a marcar mi propio camino. Espero algo de esto les sea útil.  

1. Leer cosas útiles, diversas y que inspiren

En un mundo donde la información nos la dan masticada, empaquetada y procesada en la tele y en redes sociales, sigo creyendo que la mejor forma de crear criterios propios es leyendo.

Y no tiene que ser un libro. En la era del internet, hay millones de recursos y notas cortas que pueden ser súper útiles.

Para encontrar la motivación he leído mucho sobre cómo pensamos los humanos, cómo aprendemos, y que nos motiva. Entre lo más destacado que he leído está:

Leer me ha ayudado a estar más motivada al:

  • Entender que los seres humanos estamos predispuestos y condicionados por nuestra biología y sociedad a ser de cierta forma – y que podemos cambiarlo.
  • Comprender que compararse con otras personas que parecen tener mejor control de sus vidas es una pérdida de tiempo.
  • Reconsiderar lo que significa tener éxito (por ejemplo: tener cosas frente a tener experiencias)
  • Definir lo que es prioridad en la vida
  • Entender que las grandes ideas y planes se van a la basura si no se tiene un objetivo claro y un plan de acción
  • Sentir inspiración y no envidia en lo que otras personas hacen y logran
  • Entender que aunque se sienta corta o larga, la vida es finita.

2. Dejar de priorizar la televisión

Yo amo ver televisión. Soy fanática del arte detrás una buena serie o película, y hasta soñé alguna vez con ser actriz. Pero en la era Netflix, ver televisión ha dejado de ser un pasatiempo.

Según Nielsen, en el 2018, el estadounidense promedio ve 4 horas y 46 minutos de televisión al día. Esto no incluye la cantidad de tiempo interactuando con otros medios (internet, radio, juegos, etc.) lo que sube la cifra a 11 horas diarias. Ver televisión es nuestro gran ocio – pero la realidad es que es una pérdida de tiempo.

Así que he hecho un esfuerzo brutal de bajarle a la cantidad de televisión que veo. La serie que quiero ver no se va a ir algun lado, el partido estará muy bueno, pero no pagará mi renta.

El tiempo que he recuperado lo he invertido en cosas más importantes cómo trabajar en mis sitios web y mi portafolio, tomar cursos en línea para aprender nuevas habilidades, y dedicar más tiempo a mi familia.  

3. Aclarar las metas personales y los objetivos de vida

Utilizando el tiempo recuperado y gracias a un mejor entendimiento de porque soy y me cuesta ser disciplinada y estar motivada, hice dos ejercicios que jamás había hecho.

El primero fue responder estas preguntas:

¿Qué provecho le quiero sacar a la vida?

¿Qué puedo ofrecerle al mundo que nadie más puede hacerlo?

Responder estar preguntas me ayudó a encontrar lo que me motiva. A mí me costaba mucho saber cual era mi motivación de vida porque nada en lo que yo creía se alineaba a las nociones sociales. Por ejemplo:

  • No quiero tener hijos, así que no puedo decir que mis hijos me motivan
  • No me interesa vivir una vida lujosa, así que no puedo decir que el dinero me motiva
  • No deseo ser gerente en una empresa, así que no puedo decir que trabajar para otros me motive

Sin embargo, sí quiero:

  • Aprender de todo pero ser experta en algo
  • Ser reconocida por mis ideas y opiniones
  • Tener un verdadero balance entre mi vida y trabajo
  • Poder viajar por el mundo y conocer otras culturas

Usando estas ideas, logré pasar al segundo ejercicio:

4. Crear un mapa de objetivos

Una de las cosas que jamás había hecho era hacer un mapa de objetivos. Pensé que era una pérdida de tiempo porque creía tener todo muy claro en mi cabeza. Sin embargo, tomé varias lecciones de varios libros que había leído y decidí hacerlo.

Primero empecé por mis objetivos de vida. Esas ideas abstractas y un poco generales de lo que quiero ser y cómo me quiero sentir en el futuro. Después hice una lista de cosas que debía hacer este año y en los próximos años para lograr mis objetivos de vida. Por último, las clasifiqué en categorías para que todo tuviera más sentido:

Objetivos Objetivos de vida Objetivos del 2019
Intelectuales Sentirme creativa e inteligente

Me gustaría tener la habilidad de influenciar a otros

Crear un blog donde pueda escribir sobre las cosas que me interesan y escribir una vez a la semana

Tener 100 suscriptores en mi mailing list

Leer 10 libros al año. Ver lista de libros.

Viajes Viajar a todos los lugares de mi lista. Tener un paseo con Giancarlo y Pancho a algún lugar. 

Conocer más lugares cerca a Nueva York

Viajar a un destino internacional una vez al año

Este ejercicio ha sido lo más útil que he hecho a nivel personal para organizar mi vida y prioridades. Ha sido clave en sentirme más motivada a hacer cosas que tal vez nunca hubiera hecho.

Pienso que este ejercicio puede ser igual de útil para otras personas, así que si cree esta Guía para Definir tus Metas y Objetivos de Vida. La puedes descargar aquí.

5. Ponerle estructura a mis días y crear hábitos

Por último, una de las cosas en las que me he enfocado mucho es en tener una estructura fija a diario que fomente los buenos hábitos y que me ayude a maximizar mi tiempo. Esto es algo muy normal que hago en mi trabajo, pero nunca lo había aplicado a mi vida personal:

Algunas cosas que he hecho son:

Usar listas de tareas y quehaceres para lo que debo hacer en el día. Desde sacar al perro hasta contestar un correo electrónico, todo lo escribo. Ninguna aplicación me ha ayudado más que usar simple lápiz y papel. 

Tener recordatorios de hábitos en mi teléfono. Uso una aplicación llamada Today para desarrollar buenos hábitos. Desde que la empecé a usar no olvido cepillarme los dientes en la noche, tomar agua dos veces al día, y hasta jugar con mi perro.

Tener un tablero de proyectos. Al igual que en mi trabajo, uso hojas de cálculo o spreadsheets y un software gratuito de gestión de proyectos llamado Trello para marcar el progreso de mis proyectos y los que tengo con Giancarlo. Eso va desde todo lo que tiene que ver con Perspectivas, la creación de mi portafolio de trabajo, y hasta todas las clases que estoy tomando y software que estoy aprendiendo.

Usar un calendario. Este es un hábito de trabajo con el que no puedo dejar de vivir. Casi todo el mundo usa el de Google por su versatilidad. Yo lo uso para marcar mis entrevistas, mis viajes, mi tiempo de trabajo y hasta para el tiempo que tengo dispuesto para cocinar (3 veces a la semana, por si les interesa.)


Para muchos, puede que estas formas de buscar la productividad y la disciplina sean innecesarias por completo. Los envidio.

Pero para el resto de nosotros que necesitamos un poco más de estructura, las respuestas están al alcance de la mano, solo hay que enfocarse y apagar el ruido del mundo.

No soy exitosa 100% del tiempo, pero todas estas formas me han llevado a sentirme mucho más cómoda con sí misma, con mis objetivos y mi razón de ser.

Espero que algún consejo de este blog les ayude de igual manera.

🖖 Nos vemos en el próximo blog. – Helen.

👇 Si crees que esta nota puede ser útil para otras personas, comparte en tus redes sociales. Y si te gustó esto, déjame saber en los comentarios: ¿qué estrategias utilizas para ser más productivo, disciplinado o estar motivado? 

También, no olvides seguir mi boletín semanal.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *